Recetas de verano para combatir el calor

Como ya todos habréis notado, los días de calor extremo comienzan a ser la norma aunque, menos mal, a veces el tiempo nos da un respiro en forma de tromba de agua que refresca por unas horas el ambiente. En estos días de temperaturas asfixiantes, el estómago se encoge y nuestro cuerpo nos pide líquidos y alimentos refrescantes como frutas o ensaladas. Pues bien, de eso trata este post, de ofreceros algunas recetas de verano para que, cuando os canséis de la lechuga y la típica ensalada de pasta, podáis seguir sobreviviendo y disfrutando de la comida al mismo tiempo.

Ni qué decir que la lista de recetas de verano que me gustaría incluir en este post es inmensa, pero de momento habrá que conformarse con elaborar un menú ligero a partir de una selección de las más originales y apetitosas. Allá vamos:

Para evitar desmayos ante una ola de calor: Agua de piña y menta

Porque la hidratación es básica en esta época del año pero abusar de los refrescos, algo muy típico cuando estamos hartos de beber agua, no es muy recomendable. Por eso comenzamos con una propuesta natural, rica y muy fresca: agua de piña y menta.

Ingredientes:

  • 500 gramos de piña natural madura
  • Unas 20 hojas de menta
  • Un trozo pequeño de jengibre fresco pelado
  • 125 ml de zumo de limón (medio vaso)
  • 3 cucharadas soperas rasas de azúcar integral de caña (o estevia o miel)
  • 1 litro de agua fría
  • Unos 12 cubitos de hielo

Preparación:

  1. Quitar la corteza y el tronco de la piña e introducir la pulpa en una batidora, junto con la menta, el jengibre, el endulzante elegido, el zumo de limón y el agua. Triturar bien.
  2. Pasar la mezcla por un colador chino o de malla metálica fina para eliminar las fibras.
  3. Servir con hielo y añadir, si se quiere, unas hojas de menta y una rodaja de limón para decorar.

Para ir abriendo boca: gazpacho de mango con gambas picantes

Las cremas y sopas frías son un gran invento que recomiendo probar incluso a los más reticentes a este tipo de recetas de verano, ya que no llevan nata, como mucho yogur, así que los paladares más finos no tienen excusa para no darles una oportunidad.

Ingredientes:

Para el gazpacho:

  • 1 kg de tomate de pera muy maduro
  • 2 mangos maduros
  • 1 cebolleta
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3 cucharadas de vinagre de Jerez
  • Sal

Para la guarnición:

  • 200 gr de colas de gambas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita rasa de pimentón picante
  • 1 cucharadita de mezcla de jengibre, clavo, canela y anís
  • Aceite de girasol
  • Sal

Preparación:

  1. Cocer un minuto las colas de las gambas en agua con bastante sal. Es importante que no se pasen. Pelarlas y ponerlas en un bol pequeño. Añadirles las especias, los dientes de ajo pelados y aplastados, una pizca de sal y abundante aceite. Mezclar bien, tapar y reservar en la nevera.
  2. Triturar bien todos los ingredientes del gazpacho. Si queda muy espeso añadirle hielo o agua muy fría y volver a triturar. Pasarlo por el chino si se prefiere más fino. Dejar reposar en la nevera un mínimo de tres horas.
  3. Remover las gambas y desechar los ajos. Corregir de sal el gazpacho y servirlo bien frío acompañado de las gambas.

Para no tener hambre pasada una hora: Ensalada de sandía, bulgur y pistachos

Por si no lo conocéis, el bulgur. Se trata de un alimento elaborado a partir de trigo y que se obtiene una vez los granos han sido cocidos, machacados y desecados, y que sirve como acompañamiento a la manera del cous cous.

Esta receta además incorpora el frescor de la sandía y el toque crujiente de los pistachos. ¡Irresistible!

Ingredientes:

  • 4 rodajas de sandía
  • 400 gr de bulgur
  • 8 tomates secos
  • Dos puñados de pistachos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Sal

Preparación:

  1. Calentar agua (medio litro) en un cazo y esperar a que hierva. Añadir entonces un poco de sal junto con un chorro de aceite y el bulgur. Apagar el fuego, tapar con un paño, y esperar a que el grano haya absorbido el agua por completo.
  2. Separar el bulgur con las púas de un tenedor y extenderlo sobre una fuente amplia para que se seque lo antes posible. Tapar con el paño.
  3. Mientras el bulgur se enfría y se seca, cortamos la sandía, picamos los tomates secos y pelamos los pistachos. Lo echamos en la fuente donde está el bulgur, removemos y aliñamos con aceite, sal, pimiento y un chorro de vinagre de Jerez. Añadir si se quiere unos trozos de queso feta por encima.

Tened en cuenta que las cantidades están calculadas para unas cuatra personas, aunque siempre depende del hambre y el tamaño de vuestro estómago.